Cómo es el “slow boat” o “barco lento” de Talandia a Laos

Una manera muy conocida entre los mochileros de pasar de Tailandia a Laos es mediante un ”barco” o “lancha grande” de madera. Tal como lo dice el título, no esperes grandes lujos y preparate para pasar varias horas sentado en el barco ya que va lento. También está el “fast boat”, que como su nombre lo indica va más rápido. En realidad tu camino puede empezar en Chiang Mai, Chiang Rai o Pai en Tailandia, desde donde mayoritariamente los aventureros comienzan la travesía. En mi caso, comencé en Chiang Mai. Fui en mini bus hasta Chiang Khong, ciudad ubicada en la frontera con el país vecino de Laos. Ahí pasamos la noche. Son aproximadamente 6 horas. Es una ciudad pequeña tipo pueblo pero con albergues para todas las categorías. Justo era año nuevo chino ese día así que hubo festejos. A la mañana siguiente fuimos en bus hasta la frontera. Hicimos migraciones. Te sellan el pasaporte con la salida de Tailandia y luego tomas un bus para pasar a la frontera de entrada con Laos donde te sellan el pasaporte con la entrada al país. Ese bus “entre fronteras” cuesta 20 Bath (0,50 USD).

El sistema de ingreso en Laos es lo que denominé  “no tecnológico”, es decir, completas el formulario de ingreso, lo dejas en una ventanilla junto a tu pasaporte y una foto y luego debes esperar a que te llamen por otra ventanilla, abonas y te llevas tu pasaporte con la visa. Eso sí, no hay letrero  que te indique que tu documento está listo. Uno de los empleados de migraciones, a través de su pequeña ventanilla, va mostrando  el pasaporte del pasajero o alguno de los turistas se proclama el ”vocero” y así es como va gritando nombres hasta que aparece el tuyo. Una vez ya en Laos, te llevan en mini bus hasta tomar el primer barco con una duración de 6 a 7 horas hasta llegar a Pack Beng, un pueblo donde los laosianos aprenden el inglés de los turistas que día a día los visitan. Una vez allí, buscas un alojamiento para pasar la noche, aproximadamente 10 USD la habitación doble.

Igual no te preocupes que apenas pisas tierras de Pack Beng, no faltan los lugareños que te ofrecen sus alojamientos y hasta te proveen de un “tuc-tuc”, medio de transporte muy popular en Asia,  para llevarte hasta su albergue. El pueblo tiene onda: rodeado de montañas y a orillas del Río Mekong. Cuenta con varios restaurantes y pastelerías para desayunar a la mañana siguiente. ¡A mí me gustó mucho! Así que al día siguiente por la mañana, tomé el barco de 8 horas de duración para arribar a Luang Prabang, nuestro destino final. Si bien ninguno de los dos barcos es de lujo, se genera muy buena onda entre los pasajeros. Por estos tres días y dos noches, incluyendo una noche de hotel, ya que la segunda lo tuve que pagar, sumándole un almuerzo, un desayuno y una cena y todos los transportes incluidos, pagué 50 USD. También se puede hacer el camino inverso: de Luang Prabang a Tailandia.Muchos toman alcohol, otros tantos charlan…todo en un clima de descanso pudiendo apreciar el Mekong, el quinto más largo de los ríos asiáticos, en su máxima expresión. ¡Lo recomiendo!